Unisangil

¿Cómo mejorar mi autoestima?

En el punto anterior se expone los tres pasos para ser más sociable, como primer paso aparece MEJORAR LA AUTOESTIMA, este momento te da más pautas para cumplir este primer paso.

A menudo, los seres humanos tendemos a hacer una valoración negativa de nosotros mismos, juzgando nuestras capacidades y potenciales más bajas de lo realmente son o teniendo la impresión de no ser lo que desearíamos o esperábamos ser. Este tipo de sentimientos y pensamientos aumentan nuestra vulnerabilidad a trastornos que repercuten en nuestra salud mental y física, así la baja autoestima puede asociarse a enfermedades como la depresión, insomnio, ansiedad, anorexia, etc.

La autoestima influye en cómo nos tratamos a nosotros mismos,  cómo tratamos a los demás, en cómo nos tratan los demás. En este sentido, determina en gran medida la calidad de nuestra relación con la familia, la pareja, los amigos o los compañeros. La autoestima nos impulsa a actuar, y nos aporta motivación para conseguir nuestros objetivos. Nos lleva a la interacción asertiva con los demás, basada en la autoafirmación a la vez que en el respeto hacia el otro.

A continuación presentamos una tabla comparativa entre las características de las personas con elevada autoestima y las que la tienen baja.

ELEVADA AUTOESTIMA

BAJA AUTOESTIMA

Responsabilidad, afrontamiento de retos.

Evitación de aquello que pueda producir ansiedad.

Logros, resultados, satisfacción, orgullo.

Bajo rendimiento, potencial infrautilizado.

Elevada motivación, actividad, esfuerzo.

Decepción, desinterés, desmotivación, pasividad.

Tolerancia a la frustración.

Frustración, indefensión. culpa, justificación

Elevada independencia, iniciativa, decisión.

Dependencia, inseguridad, indecisión.

Sentimientos positivos, de valoración personal.

Sentimientos negativos, de no ser valorado.

Equilibrio, estabilidad, y expresión emocional.

Inestabilidad emocional.

Autocontrol, tranquilidad.

Ansiedad, depresión, sensación de estrés.

Optimismo, seguridad, confianza.

Pesimismo, inseguridad, desconfianza.

Capacidad de influencia sobre su entorno.

Sensación de dejarse llevar e influir por los demás.

Asertividad y relaciones sociales óptimas.

Retraimiento, agresividad, relaciones deficientes.

 

Como puedes observar en la tabla, las personas con alta autoestima manejan con mayor eficacia los propios sentimientos, mostrando serenidad y tranquilidad para afrontar tanto los positivos como los negativos. Y desarrollan una mayor capacidad para manejar las dificultades que les presenta el medio, y para tomar decisiones de una forma más autónoma e independiente.

Si nos hemos  identificado con varias de las características de la columna baja autoestima, es necesario profundizar en el conocimiento de nuestras cualidades y limitaciones, tanto de nuestros puntos fuertes como de los más débiles, y avanzar en la autoaceptación. Aquí presentamos algunas recomendaciones muy efectivas a la hora de mejorar nuestra autoestima:

    • Reconocer nuestras cualidades y defectos, esto aumenta y profundiza nuestro autoconocimiento.

    • Ir introduciendo cambios en los aspectos que considere importante mejorar.

    • Evitar compararnos con los demás, nadie es perfecto.

    • Conocer, aceptar y cuidar nuestro propio cuerpo, así mismo nuestra salud mental.

    • Evitar la búsqueda y la dependencia de la aprobación de los demás.

    • Pensar en positivo, hacia el presente y el futuro.

    • Asumir con decisión e independencia las riendas de nuestra propia vida.

    • Enfrentar los problemas con valor y decisión, sin evitarlos o postergarlos.

    • Proponerse retos que estén a nuestro alcance.

    • Limitar el exceso de críticas y los elevados niveles de autoexigencia.

    • Ver los errores como oportunidades para aprender.

    • Premiarse por los resultados y valorar también el proceso y el esfuerzo realizado.