Unisangil

Ocio saludable

El ocio puede ser o no ser saludable, depende de cómo cada persona decida realizarlo. Éstas serían las características que debería reunir el ocio para considerarse saludable y productivo:

  •  PROCESO EDUCATIVO. Es importante aprender a utilizar el tiempo libre, a llenarlo de actividades y seleccionar las que sean más saludables. Este es un proceso que inicia en la infancia y en el que participa la familia, la escuela y los amigos y la misma sociedad.

 

  • VARIADO. Realizar variedad de actividades permite explorar el potencial y relacionarse con otras personas que comparten los mismos objetivos.

 

  • SIN RIESGOS PARA LA SALUD.  Aunque algunas actividades representan pequeños riesgos, es importante elegir las que no expongan a las personas a accidentes o daños físicos o psicológicos. Preferir las que ayudan al Desarrollo de cuerpo, mente y competencia social.

 

  • FOMENTO DE APTITUDES. Tales  como la creatividad y las habilidades sociales.

 

  • VOLUNTARIO. Al ser voluntario, fomenta la capacidad de elegir entre distintas posibilidades. Es fundamental que la persona sienta que la actividad que elige responde a sus intereses y motivaciones.

 

  • INDIVIDUAL Y GRUPAL. Combinar actividades realizadas en grupo con algunas  individuales (leer, escribir, pintar). De esta forma se evita la idea que  estar solo es estar aburrido.

 

  • INTERACTIVO. Que fomente la comunicación, la convivencia y las relaciones interculturales.

 

  • NO IMPLIQUE COSTO ECONÓMICO. Es importante romper la asociación diversión-consumismo, y una manera de hacerlo es incluyendo actividades que no impliquen costos económicos.

 

  • SATISFACTORIO. Al planificar y/o participar en la realización de una actividad, la persona siente una gratificación que aumenta su sensación de bienestar.

 

  • CONSTRUCTIVO. Es importante que la persona sienta que se ha divertido y además ha obtenido algo que antes no tenía o ha podido contribuir a realizar o mejorar algo externo. De esta manera se genera una base que permite el desarrollo de una mayor autonomía y organización.

 

  • ESTABLECIMIENTO Y CONSOLIDACIÓN DE RELACIONES. Por una parte, con  personas con las que se comparte un objetivo común y se puede construir  fuertes vínculos de amistad. Por otra parte, con adultos y jóvenes, pues se constituyen en una oportunidad para mejorar la comunicación entre personas de generaciones distintas.