Unisangil

¿Qué es esencial en una familia?

La familia no es un grupo cualquiera, no es igual a nuestro grupo de amigos, vecinos o compañeros de trabajo; en familia somos más que eso, por esto es importante saber qué aspectos son esenciales en una familia. Pensemos qué tan cerca está nuestra familia de cumplir con estas tareas y si algo está fallando… es momento de revisar qué pasa y tomar medidas para mejorar. Te invitamos a que tengas en cuenta los siguientes aspectos que son esenciales en una familia:

  • Vínculo estable: en una familia la estabilidad de las relaciones y los vínculos es un requisito de obligatorio cumplimiento. No podemos ser hijos hoy y dejar de serlo mañana; a pesar de que discutamos con nuestros hermanos no dejamos de ser hermanos; un padre no deja de ser padre así en un momento de ira le diga a su hijo: “¡ya no eres mi hijo!”. Pero cuando las separaciones se dan (y hablamos de separaciones afectivas, no físicas) la familia como sistema se desintegra.

  • Sistema de intersatisfacción de necesidades: la familia debe contribuir a que cada uno de sus miembros logre satisfacer sus necesidades, ya sean materiales, afectivas o de otra índole. Por esta razón, en familia no se compite, se trabaja en cooperación; en familia no se evade la tarea de ser felices, sino que se apuesta por este logro. El equilibrio de la familia se rompe cuando solo algunos y no TODOS sus miembros logran esta satisfacción.

  • Reproducción de la cultura: la familia tiene como una de sus tareas la trasmisión de diversos elementos de nuestra cultura; por ejemplo, las tradiciones, costumbres, hábitos, los modos de hacer y conocer el mundo, entre otros. Cabe resaltar que la familia es a la vez escuela que enseña y que fortalece nuestra identidad personal y social.

  • Escuela de amor: la familia tiene la posibilidad de enseñar a sus miembros en el amor o por el contrario, de enseñar en la agresión, el maltrato y la lejanía emocional. Es tarea fundamental de los padres saber entregar el afecto necesario a sus hijos y es deber de los hijos hacer lo propio con sus padres. Una relación familiar en la que el amor se deja ver, no solo en palabras sino en actos, es una relación que tiene muchas posibilidades de hacer de los miembros de la familia personas más capaces de afrontar la vida con optimismo y capacidad de disfrute.